Café Berlín, un gran timo

Posted by: David Alayón

Este pasado martes 25 de Marzo fuímos invitados directamente por la artista, en este caso Irene Shams, al Café Berlín para escucharla cantar. El caso es que empezaba tarde, era martes pero bueno… ¡Era una invitación! Finalmente fuímos. Al llegar al lugar, paso por ahí todos los días y no sabía que estaba, nos encontramos con que la “sala” era un segundo piso y en un sitio bastante antiguo.

cafe_berlin2.jpg

Nos recibió un puerta que nos dejó pasar libremente. Subimos las escaleras y nos encontramos con una “sala” muy pequeña (cabríamos 30 personas y pegadísimas al escenario) y bastante cutrilla. Tenía un aire antiguo, una historia, que le daba un toque especial, magia que se desvaneció en un segundo. Nada más entrar saludamos a la cantante, nos presentamos y nos sentamos en primera fila. Pedimos unas cervezas y al poco tiempo empezó a cantar Irene Shams acompañada por Horacio Icasto al piano. La verdad es que la chica tiene muy buena voz pero no sé si sería por el repertorio que utilizó o el equipo de sonido del lugar pero no me transmitió casi nada. Eso sí, me encantó ver a Horacio tocando el piano. ¡Todo un maestro!

cafe_berlin.jpg

Las cervezas llegaron casi a mitad de la actuación. Los artistas hicieron un parón y aprovechamos para levantarnos e irnos (estábamos bastante cansados y habíamos cumplido). Pedí la cuenta y la respuesta me dejó helado. ¡26 euros! ¡Por 2 cervezas! Pues no, el caso es que me había cobrado 10 euros por las 2 cervezas y 16 euros por el concierto. WTF! Le dije que cómo iba a ser eso, a lo cual respondió que cada entrada valía 8 euros. Así que esa noche me gasté 26 euros en algo que fuimos invitados y no teníamos ganas de ir.

Recapitulando: el local era muy antiguo, el equipo de sonido no era gran cosa, estábamos en un segundo piso bastante apretados, no ponía en ningún lado del local que el concierto costaba algo e incluso no había cartas con los precios de las bebidas (podía haberme cobrado lo que quisiera) y para terminar cobran la “entrada” a la “salida”. A esto le llamo yo un timo en toda regla sobretodo habiendo otras salas infinitamente mejores y donde la entrada es más barata (ya que incluye copa). Por supuesto no fuí el único, el señor que estaba delante mía se quedó pálido cuando fue a invitar a sus 9 acompañantes y la factura pasaba de 45 euros a ¡113 euros! (más o menos) Una mala experiencia en una sala muy pobre donde engañan a la entrada y abusan con los precios por la localización del sitio. Lástima: la programación estaba bien.

  1. pabliko
    pabliko
    at //Reply

    Yo a la palabra invitar le asocio la palabra “gratis”, no se vosotros! De todas formas, aparte de cobrarte po la entrada, 5 € por cada cerveza? De que van? :shock:

  2. iamroberto
    iamroberto
    at //Reply

    Pues la cosa no suena muy legal… Es tan simple como que las entradas se cobran A LA ENTRADA o no se cobran.

    En el caso de no tener más efectivo que para un par de cervezas ¿no te dejan salir? ¿te quedas a vivir allí? :-P

  3. PatiNet
    PatiNet
    at //Reply

    Va a ir Rita….
    Gracias por el aviso…

  4. sadada
    sadada
    at //Reply

    Te han hecho el rodaje, pide la carta de precios, y líala compañero, no te dejes estafar asi!!!

  5. Paquito
    Paquito
    at //Reply

    Un momento, un momento, un momento…

    Me parece que no vamos bien y creo que no es justo…

    No conozco a nadie del Café Berlín ni nada parecido (vaya por delante) pero creo que, más allá de que te hayan clavado por las birras (sí que es caro tu) yo creo que la artista (que es quien se supone que te ha invitado) es la culpable de la situación…

    Si yo invito a alguien a asistir a un concierto mío y no informo de las condiciones de ese concierto, bien las desconozco (ahí tendría que haber preguntado) o bien soy un listo…

    En este caso, yo le escribiría un emilio a la artista (que es quien te ha invitado) para comentarle “el detallito” de que había que pagar y que la próxima vez se entere mejor de las condiciones en las que invita a gente…

    La verdad es que es un anzuelo perfecto: un artista te invita a un sitio, tu vas tan feliz (“¡Me ha invitado la propia artista!” comentas orgulloso en la oficina o en la Universidad), llegas al sitio, te tomas algo y después (cuando ya no tiene arreglo) te viene el palo… Vamos, ni “Los Tramposos” de Tony Leblanc :-))))))))

    Hombre, siendo un lugar llamado “Café Berlín” supongo que no debo esperar una gran sala de conciertos (si me dijeras que el sitio se llama “Sala Berlín” pues todavía)…

    Por tanto, creo que el error ha sido que has preasumido cosas, que la artista que te ha invitado o no se entera o ha sido una lista y que desde luego a 5 Euros una cerveza la próxima vez te lo pienses mejor (¡Qué palo tu! :-)).

    Un abrazo desde Amsterdam,

    Paquito.

  6. meneame.net
    meneame.net
    at /
  7. Minos
    Minos
    at //Reply

    bueno, esa táctica es comun en los sitios de jazz. Es tan común, que la gente asidua a esos lugares ya sabe que para el concierto, aunque entres “gratis” debes abonar al final un monto, que suele rondar entre los 8 y 12 euros. En Cafe Central (sitio archiconocido a nivel europeo por la calidad de las bandas que van, su antiguedad, y porque no es extraño conseguirte a artistas del jazz sentados por alli), que queda a excasos metros de la plaza Santa Isabel, cobran 12 euros por concierto, y no te lo dicen, te sientas y te vienen el golpe con la cuenta. Y bueno, cualquier cerveza no te bajara de los 5 euros.

    Obvio, es una putada para los que estamos acostumbrados a otro tipo de locaciones, pero en el jazz, la mayoría son así.

    Un sitio bueno que no te cobre entrada para ver buenas actuaciones de jazz y blues, es el Populart.

  8. Minos
    Minos
    at //Reply

    perdon, la plaza es la Santa Ana.

  9. Ciudadano
    Ciudadano
    at //Reply

    Considero inmoral dejar que el dinero se mantenga en el bolsillo de los tontos :mrgreen: Si entras gratis y después pagas entrada… Pides una consumicion sin saber lo que vale… Pagas y después criticas en internet… Pareces un primo resentido. Si me pasa a mi, te digo lo que hago: me obliga a pagar un juez después de llamar a la policía y pedir la hoja de reclamaciones. Si pagas voluntariamente es muy barato decir después que te han timado. Dame tu dirección, que yo te regalo un sobretodo sin mangas, ya te mandaré la factura, me la pagas y después me criticas… :lol:

  10. enekochan
    enekochan
    at //Reply

    Una cosa es que te estafen, y otra es que te dejes estafar.

  11. Ciudadano
    Ciudadano
    at //Reply

    Otro timo habitual: vas a un restaurante, no pides pan, pero te lo ponen. A lo mejor ni lo tocas. En la carta no hay precio de “pan”. Después te cobran lo que quieren. ¿Lo pagas?… Otra variante es la de cobrar en concepto de “cubierto”. A lo mejor te lo ahorras si te llevas los cubiertos de casa… Yo no paso por el tubo y ya sé dónde no he de volver. No ha nacido quien me obligue a pagar por algo que no he pedido ni consumido (bueno, si es un juez del supremo…). Pero mientras hayan primos que paguen…
    Lo más divertido es si en vez de cena es un día laborable. Hay un menú, con todo incluido por 9-12 €, pero pides a la carta. ¿Y a una factura de 20-25 € le pretenden sumar 1 o 2 € por el pan! ¡Encima! Si te toman por tonto y actúas en consecuencia…

  12. el que la lia
    el que la lia
    at //Reply

    me dicen eso y se la lio. haber si me hacen pagar

  13. Ciudadano
    Ciudadano
    at //Reply

    Vivo cerca de Barcelona, pero suelo ir a Madrid. Lo de primo no era un insulto, y no tengo ningún inconveniente en decírtelo en persona, “de buen rollo” ¿eh?. De fantasma tengo poco o nada, más bien sincero. ¿Pagaste sin quejarte? ¿Sin montar un pollo? Perdona, pero la sarten por el mango la tienes tú. El dinero está en tu bolsillo. Si no pagases lo justo sería una falta, si te lo quitan la fuerza sería un robo. NADIE , ni siquiera la policía (bueno, el juez), te puede obligar a pagar.

  14. Amo Internet
    Amo Internet
    at //Reply

    Yo creo que no hay delito alguno… seguramente te abran avisado de antemano que la entrada era gratuita, pero nadie hablo de la salida… osea: Entrada gratis, Salida 8 Euros! :P

    Y que opinas de ir a defensa al consumidor??? No se si en españa existe, aqui en Argentina si y si bien no siempre da los resultados que uno espera, por lo menos sirve para advertir que algo no anda bien.

  15. Ciudadano
    Ciudadano
    at //Reply

    Bueno, todos tenemos días tontos. El problema viene de la costumbre de pagar y no quejarse “in situ”. Y eso de las “invitaciones”… Estoy harto de escuchar por la radio a actores que nos “invitan” a ver sus obras de teatro. Un día me “invitaron” a comer y se pagó a escote. Y en casos extremos no se trata de esperar a la policía, sino de llamarla uno mismo. Por defecto, la policía entiende que le llama la víctima. Si esperas que la llamen los otros, pierdes credibilidad.
    Dan ganas de organizar una quedada en ese local, ir todos; llevar cantimploras y a la hora de salir se llevarían un buen disgusto…

  16. pepe
    pepe
    at //Reply

    la cosa en estos sitios, es no sentarse, sino te sientas no te cobran.

  17. joss
    joss
    at //Reply

    30 personas X 8 €uros = 240€ tampoco es que la chica ganara gran cosa
    ….. menuda mierda ….de todo

  18. de piedra
    de piedra
    at //Reply

    Pues yo creo q tendrias q haberla montao un poco, y haberles dicho q si querian cobrarte te tendrian q haber cobrado a la entrada o avisandote de q si te sientas te cobrarian, haber pagado las cañas y haberte ido. Si te impidiesen salir es cuando ya llamas a la policia. La policia no esta para mediar en reclamaciones comerciales.
    Es que me imagino llegar a un sitio, invitado o no, pedirme unas cañas, sentarme y q me pretendan cobrar AL SALIR!? pondria cara de sorprendido y les diria.. ORLY?. Por cierto yo estuve hace poco en un sitio de jazz con musica en directo bastante conocido por el centro q tocaba un amigo d amiga y no nos cobraron nada mas q las bebidas al pedirlas, te podias sentar en las sillitas y tan normal… no era el populart, pero no me acuerdo como se llamaba.

  19. locodelpelorojo
    locodelpelorojo
    at //Reply

    Qué vergüenza! Poca clientela van a ganar haciendo estos tongos

  20. kovi
    kovi
    at //Reply

    Yo creo que esto de liarla va a dias, yo la he liado por menos de 3€ en una discoteca con 4 o 5 portedos, y en otras ocasiones he pagado 10 de mas por no discutir… va a dias, y segun lo que llebes en el bolsillo y si tienes algo que hacer.
    La vez que mas la he liado fue por 0,80 €!

  21. Edu
    Edu
    at //Reply

    A mí me pasó lo mismo en el café Berlín. Quedé con un amiguete en Madrid y pasamos por delante del susodicho café, donde anunciaban un concierto “gratis” en breves instantes. Entramos y, junto con los camareros y la banda, éramos los únicos en el local.

    Total, pedimos un par de cubatas y el tío nos sabló 35 euros. ¿Cómo? No podíamos creer que nos cobrase por un concierto al que sólo asistimos mi amigo y yo. Menudos capullos.

    No recomiendo a nadie ir a ese lugar. Ratas!

  22. Marcos
    Marcos
    at //Reply

    Increíble!

    David, en el Vinete (al que estás INVITADO) lleva pasta, que al salir se cobran 200 € por persona. ;-)

    Jajaja.

  23. IreneSha
    IreneSha
    at //Reply

    Acabo de leer lo que se dice en esta página y, literalmente, he flipado. Quiero dejar unas cosas claras, no porque acostrumbre a discutir este tipo de críticas, que siempre van a existir, sino porque me parece que la visión que se da es tan, tan, tan sesgada y equivocada, que me parece alucinante y creo que tengo que decir algo al respecto porque se da una imagen de los garitos-artistas de jazz penosa y alejada de la realidad.
    1 – En primer lugar, no te conozco, David. Y yo a tí, NO TE HE INVITADO AL CONCIERTO, ¿O sí? Decir lo contrario es mentir. Tú venías acompañando a otra persona, que por cierto, no era a la que yo había avisado de que cantaba, (yo quería avisar a la programadora de jazz) y que , además, me dijo que no iría nadie ése día, y sí la semana siguiente. De todas formas, sé quién eres porque en el descanso te pregunté si os estaba gustando y me dijiste que a tí personalmente te estaba encantando. Luego o eres un hipócrita, o tienes que hacer algo de sangre para darle más interés a tu artículo. Por lo menos has tenido la elegancia de decir que Horacio te había gustado, vamos uno de los mejores pianistas de jazz y clásico a nivel mundial´tocaba bien. Menos mal, muy generoso por tu parte.
    2- COmo he dicho, ni siquiera a la primera persona a la que avisé del concierto le dije que la invitaba; y me explico, lo que le dije a esa persona es que, si me querían escuchar, como no tengo colgado nada en el myspace, podían hacerlo en el Café Berlín en el cual actuaba- por cierto, retransmite los conciertos en directo a través de su web). Esa fue la conversación. Y de todas formas yo esa mañana llamé a esta persona para saber si iba a venir, y yo la habría invitado, pero esa persona me dijo que no iría, y que la semana que viene intentaría ir o que fuera alguien con lo cual yo no avisé a nadie en el Berlín para el martes, y aunque me saludasteis os fuísteis en el descanso, y sinceramente, en ese momento, en mitad de una actuación, ni me acordé del tema.
    3- De todas formas, es sorprendente que personas que supuestamente están en este mundillo, y que deberían conocerlo, no sepan cómo va la cosa, (ya me sorprende que nunca hayáis estado en el Café Berlín, llevando una programación de jazz en una sala). En casi todos lo garitos de jazz se cobra la actuación, también en el Populart, por cierto. Y no digamos ya en el Café Central. Y, como ya ha dicho Minos aquí, te la cobran al pagar la consumición, no a la entrada. Alguien que de verdad está puesto en esto, lo sabe. A lo mejor otras salas no van así, pero las de jazz generalmente sí. Si alguien que trabaja en esto no lo sabe, me parece alucinante, (aunque me ayuda a ver la validez de tu crítica). De todas formas vuelvo a recalcar que, ni te conocía, ni te invité, ni nada por el estilo, con lo cual que te quejes de mí o des la imagen de que es que somos unos listillos no me parece nada justa, porque además nada más alejado de la realidad. Yo lo único que trato es de seguir adelante en esta profesión haciéndolo lo mejor posible, estudiando siempre y sabiendo que el jazz es una música de minorías y que hacer buen jazz es muy, muy difícil, y también vivir de él.
    4- El Café Berlín tiene un encanto especial, precísamente porque está donde está, con su segunda planta, con sus mesitas, velitas etc, y porque programa jazz vocal. A lo mejor para alguien acostumbrado a lo “macro” o a grandes salas es una porquería, pero es que estamos hablando de jazz , sino de un garito exclusivo de jazz, no de pop-rock, y estamos hablando de un garito, no del Viajazz. El jazz tiene esa parte nocturna “cutre”, y es parte de su encanto. Pero es que precisamente el Cafe Berlín no es nada cutre, todo lo contrario.
    Desde luego con comentarios tan desvirtuados me sale muy caro el que hayas venido, mucho más que pagarte 8 euros, porque desgraciadamente se desvirtúa nuestra imagen, y no es que seamos muy conocidos como para encima dar mala cara. Lo único que me consuela es que la gente del mundillo sabe con qué vara medir. Y también que el tiempo pone a cada uno en su sitio.
    Siento que te hayas llevado esa imagen, en ningún momento se me pasó por la cabeza engañar-estafar a nadie, y menos cuando , piénsalo, iría en mi propia contra e interés. La persona que pagó delante de tí es mi chico. Quizá debería haberme dado cuenta en el descanso, pero de verdad que en la tarde-noche del concierto estoy concentrada en la música, y más en medio del concierto (de hecho si te diste cuenta no salí a hablar con nadie), como para pensar en 8 euros o en que a lo mejor no sabes cómo van los garitos del jazz.
    En fin. Espero que para otra vez disfrutes más del jazz. De todas formas, animo a todas las personas a conocer los locales y artistas de jazz, porque se van a llevar una sorpresa, y cuanto más dentro estás más gusta; aqúí tenemos muy buenos músic@s de jazz, y muy buena música. Para variar un poco viendo el panorama general.

  24. IreneSha
    IreneSha
    at //Reply

    Bueno, mira, veo que vas a seguir en tus trece y te parece muy adecuado lo que has dicho. Sólo te digo que, reitero, a tí no te conocía de nada en primer lugar, no he hablado contigo nunca ni he tenido ninguna relación contigo, insisto, en nada. La programadora de jazz del colonial me dijo que no vendría, reitero este mensaje, que no vendría. Y luego cuando la chica que venía contigo (ella, no tú) me dijo que venía de parte del colonial estaba en los preámbulos del concierto y esperaba hablar con vosotros al acabar . Entiendo que os fuérais antes y que aprovechárais el descanso para iros pero entiende tú también que yo estaba en medio de la actuación y concentrada en la música.
    No obstante, si quieres, te invito en la próxima, que no tengo ningún problema, de verdad.

    Espero que con esto todo el mundo tenga muy claro qué es lo que pasó, es maravilloso que se puedan contrastar las distintas versiones y que cada uno saque sus conclusiones. No creo que tengas suficiente información sobre mí para que aseveres con tanta ligereza, la reflexión es importante en la escritura y la crítica fácil es muy sencilla y gratuita, es súper importante medir los mensajes que uno suelta para no crear malos entendidos innecesarios.
    un saludo para ti.

  25. IreneSha
    IreneSha
    at //Reply

    Me tomo como personal lo que es personal, y te estoy diciendo que contaba con la invitación el próximo fin de semana, no el martes . Bueno, por lo menos estamos deacuerdo en que a tí nadie te invitó, e insisto, no tengo ningún problema en hacerlo, de hecho te INVITO gustosamente, de buen rollo, a venir el día 4. Un saludo

  26. Marcie
    Marcie
    at //Reply

    Hmmm…a ver…yo también fui a ese concierto y creo recordar que llegasteis tarde y os sentasteis al lado de nuestra mesa.

    Puesto que esto es una crítica contra el local, quisiera apuntar desde un punto de vista desinteresado que el sitio no estaba ni mucho menos abarrotado y que de apretados nada.

    Luego eso que dices que sólo el café Berlín cobra a la salida es mentira. En Salas como Clamores o Galileo Galilei hacen lo mismo y como obviamente vas a un concierto, la idea de que vas a pagar la tienes ya hecha.

    Quisiera defender un poco a la cantante porque creo que ha quedado claro que de si ella hubiera dependido habría invitado a tu compañera (no a ti, ya que ibas de sobrado en plan “la artista me invita” cuando ni siquiera te conoce). A ella (la artista) le dijeron que ese día no iba a ir nadie y si encima llegáis tarde, no podéis esperar que a mitad de concierto (con todos los nervios encima) se le ocurra pagaros 16 miserables euros.

    De todas formas yo opino que si tu amiga se dedica a escuchar artistas para hacer programas de jazz, quien debería pagar la entrada no es la artista (que suficiente tiene con sobrevivir con la miseria que se gana en esos sitios), sino el sitio donde tu amiga trabaja (ya que se dedica a ello, no?)

    No me parece justo que se mine tanto la imagen de alguien que no tiene la culpa de nada y tampoco me parece ético que digas tan abiertamente que la artista te invita personalmente a ti (cuando ni siquiera te conoce o tenía conocimiento de tu existencia).

    Y bueno…yo por lo que he leído de palabras de la artista, lo que ella dijo es “que si querían esucharla que fueran a verla a uno de sus conciertos”. Yo lo que entiendo es que dice dónde va a cantar, no que vaya a pagar la entrada.

    Por último, añadir que me parece estupendo que la artista insista tanto (que tú lo dices como una pesada) pero cuando tienes que sobrevivir con tus conciertos es normal querer conseguir oportunidades.

    Por cierto, cuando alguien dice que el jazz es una música de minorías (no significa que sea de altas clases sociales) sino que es una música que poca gente escuche a menudo…nada más.

    Un saludo por tu objetivísima crítica taaaan constructiva que te has marcado, chaval.

  27. Marcie
    Marcie
    at //Reply

    Me da absolutamente igual la gente como tú y no sé donde ves tú que yo me tome esto como algo personal. Si acaso eres tú el que lo toma como algo personal, pero a mí esto ni me va ni me viene. Pero como es un blog en el que se peuden hacer comentarios, yo me pronuncio y digo mi opinión.

    Resultas cansino refugiándote siempre con lo mismo “eeeh, quee sto no es personal”.

    Te contradices muchas veces y bueno…entiendo que has emtido la pata y te cueste reconocerlo (y no dudo ni un momento en que después de este comentario continuarás diciendo que si blau blau…cansas)

    Otra cosa…si no quieres perjudicar a la cantante (que es fantástica, por cierto) no la pongas como tags en tu mensaje. Da la casualidad que la estaba buscando en internet y me encontré con esto.

    Todavía no he encontrado en las palabras de la cantante la palabra “invito” pero si insistes…tú mismo. Y no sé por qué para habalr con un programador de jazz para conseguir un concierto tiene que conocerlo previamente…eso sólo demuestra las ganas que tiene de actuar.

    Y al tema del café berlín: si no te gusta…no vuelvas. Como sitio de jazz yo lo encontré estupendo y acogedor. Nada más…me da igual ese sitio, me pareció chulo y nada más. No tengo nada personal con el sitio.

    No puedes esperar que en tu blog todo el mundo esté de acuerdo contigo. Que alguien no opine como tú, no signifiqua que se tome las cosas como algo personal ni nada por el estilo…simplemente que tienen una opinión diferente y la manifiestan. Respeto tu opinión respecto al sitio y entiendo que te llevaras un chasco, pero de ahí a decir que es un timo y una estafa…creo que en parte fue por tu ingenuidad que ya demuestras empezando el blog “Este pasado martes 25 de Marzo fuímos invitados directamente por la artista, en este caso Irene Shams, al Café Berlín para escucharla cantar. El caso es que empezaba tarde, era martes pero bueno… ¡Era una invitación!”
    Ha quedado demostrado que no fue de forma directa y bueno…otras cosas que como tú bien has dicho…empiezan a cansar.

    Mucha y suerte y de verdad: NO ES PERSONAL

  28. irma
    irma
    at //Reply

    uuufff que lío, chico!
    pues no sé, pa mi que la póxima vez que tu amiga te diga que hay invitación no te fíes… eso pa empezar!

    Jeje, la verdad que yo he ido otras noches al Café Berlín y al Clamores y al Bogui, etc. y por alguno más de cuentacuentos, y siempre me sorprendo porque nunca sabes en qué momento vas a pagar, unas veces es al entrar otras al salir, otras en medio, unas veces te avisan al entrar otras al de delante y ya lo dan por hecho, enfin, es un mundo! y bueno la verdad, que tengo que decirte que en el Berlín es de los que más molestias se toman en avisarte y siempre que he ido al maravilloso bar de tus amores me han avisado del suplemento, de hecho la última vez en semana santa viendo a Deborah Carter y menudo concierto, de veras, se salió por los cuatro costados, cuatro por los cuatro peazo músicos que llevaba!

    Pa mi que el camarero se despistó, ¿quizás entrasteis de manera muy familiar? es un sitio pequeño y al final siempre van los mismos, no te ralles muchacho, a mí en el Junco también se me quedó la cara cuadrada, porque ahi directamente te cobraban todas las consumiciones con suplemento (no sólo la primera) y se quedaban tan anchos. Pero cuando hay música en directo en un sitio pequeño, yo la verdad que soy de las que paga sin rechistar y pienso…estos hoy me cenan!

    Después de que te haya contestado la propia artista, muy elegantemente por cierto, no me voya meter yo a decirte nada más, eso sí si te gusta de verdad el Jazz y la buena música, olvídate de la rabieta y empieza a rebuscar entre los garitos de toda la vida buenos conciertos que se te ve un poco verdecito en el tema de como funcionan y sino te vas a perder muuuuchas noches de buena música!

  29. Estadísticas Marzo 2008 at Pisito en Madrid
    Estadísticas Marzo 2008 at Pisito en Madrid
    at /
  30. ...
    ...
    at //Reply

    Hola, hola.

    Has pagado la novatada y bajo mi punto de vista tienes razón. Te cuento.

    Esta situación me recuerda mucho a lo que pasaba en una discoteca cuando empecé a salir con 17 años.

    La entrada era libre a todo el mundo, pero según entrabas el portero de daba una entrada, en cuyo dorso estaba escrito que era obligatorio tomarse una consumición. Esto último escrito con letra Time New Roman tamaño 5 (una parrafada), en un local con poca luz. Vamos que nadie se paraba a leerlo, primero porque no te das cuenta y segundo porque estas de fiesta.

    A la salida teóricamente había que mostrar al portero el ticket que te daba la camarera con la consumición. Si no, paraban a la gente y decían que había que consumir. Esto es del todo ilegal porque no pueden obligarte a retenerte contra tu voluntad. De hecho yo salía aún sin haber consumido, otra gente compraba una botellita de agua.

    Y efectivamente paso lo que tenía que pasar. En una ocasión una chavalita de 15 años entró en el local y no la dejarón salir por no haber consumido. No tenía dinero y sus amigas habían salido delante de ellas. Con lógica aplastante la chica llamo a su padre que se presentó con la guardia civil y las amigas de la chica.

    Primero; testimonio de amigas y guardia civil de que la chica se encontraba en un local para mayores de 16 años.

    Segundo, no la dejaban salir del local.

    Denuncia en el juzgado con el siguiente resultado.

    La discoteca fue declarada culpable de permitir la entrada a menor de 16 años y de servirles alcohol. Multa gorda. (Más de 3000 €, no me acuerdo de la cantidad)

    Se declaro ilegal el repartir los ticket a la entrada (en lo que se escudaba la defensas) porque ello no implicaba que el cliente hubiese leído las condiciones ni dado su aceptación y por tanto no era un contrato válido.

    Culpable la discoteca por rentención ilegal de la muchacha, el cargo más gordo. Que no se en que quedó, porque creo que al final se llegó a un acuerdo extrajudicial con dinero.

    Resumen. Si entras en un local sin pagar, no tienes legalmente porque pagar a su salida. Se cobra a la entrada. Y no te pueden impedir salir del local, sino se les cae el pelo por retención y secuestro.

    El precio de la consumiciones las fija el local y deben estar en un libro de precios accesible al público. Puedes preguntar el precio de la consumición antes de pedirla. Ahí están en su derecho. Otra cosa es que te hayan pegado la sablada como nos la han pegado a todos alguna vez.
    También suele pasar que los precios de los libros muchas veces son superiores a los que cobran realmente.

    Resumiendo, yo hubiese pagado las cervezas y no la entrada. Esto a nivel legal. Luego esta en otra línea el tema de que dijeron que era una invitación pero es no implica nada. Lo típico que yo invito y tu pagas. O las cenas de gala para recaudar fondos, que la “invitación” al cubierto son 500€. Lo único que si es cierto es que una invitación se suele y debería entender como eso, que no hay que pagar.

  31. Sandruki
    Sandruki
    at //Reply

    Estoy con David, acabo de leer todos los comentarios, me ha llevado bastante tiempo, es más, he leido de nuevo el post de Pisito, y el tema se centra exclusivamente en el local. Yo tampoco veo honrado que no te informen de lo que cuesta la entrada, y en mi pueblo eso se le llama timo, porque encima te cobran un pastón! No entiendo que la artista se ponga de esas maneras, porque en ningún momento se ha criticado a ella, es más, si ves los primeros comentarios todo el mundo habla de los timos por los que han pasado muchos en ese café y en otros muchos, porque ellos sí han entendido el mensaje. A ver si leemos con más detenimiento como he hecho yo. He visto injusta la manera de atacar al autor de la noticia, que sólo ha sido un comentario suyo, porque los blogs están para eso, para dar tu libre opinión sobre cualquier tema. Saludos a todos.

  32. Mayte
    Mayte
    at //Reply

    Yo tambien fui invitada al Café Berlín para ver la actuación de Jaime Marques, y estoy muy de acuerdo con que fue un timo, ya que de invitación nada nos salió la noche por un pico, y la sala no es nada del otro mundo, creia que esto solo me había pasado a mi, pero veo que somos muchos, si decide alguien denunciarlo a quien corresponda que cuente conmigo,

  33. Super castiza
    Super castiza
    at //Reply

    El café Berlín ha sido uno de los grandes sitios de jazz en Madrid durante mucho tiempo. Deberías tener en cuenta que vas a escuchar jazz y que el buen jazz, al que va poca gente, es así. Seguro que no te quejas si te cobran 10 pavos por una copa o por una cerveza en el Elástico, en el Low o en el café central….

  34. Anonimo
    Anonimo
    at //Reply

    A mi me parece muy mal el que no te avisen al entrar del precio/persona por asistir al miniconcierto, pero el precio que cobran no es nada caro…
    El pasado verano, en NY, me cobraban por asistir a un miniconcierto de una hora 40 $/persona, cena aparte e impuestos aparte, que son el 8% del precio para el gobierno y sobre esto el 20% de propina. Vamos, que por una sencilla cena para dos y un miniconcierto de algo menos de una hora pagué 150 $….
    pero bueno, lo sabía de antemanoa!! y en vacaciones, sitio típico, cena romántica… pues vas y aceptas.

    En fin, que antes de entrar, ya siempre pregunto antes… no sea que pite mi tarjeta de crédito!!

  35. troyes
    troyes
    at //Reply

    Es lamentable, que opiniones como estas acabaran con la musica en vivo.
    Ciertamente son opiniones de personas que nada tienen que ver con el con el mundillo del jazz. Todo ha empezado por que alguien ha tenido que pagar 26 euros por dos consumiciones y un concierto en primera fila, donde cuatro personas (entre ellas el gran Horacio Icasto, compositor de infinidad de temas musicales, entre otros bandas sonoras para peliculas), todos ellos profesionales han trabajado durante dos horas.
    Bueno yo habria pagado por eso muchisimo mas, De hecho si me mandas una cuenta yo mismo te pagare los 26 euros, si por supuesto te disculpas ante la sala y los profesionales y prometes no volver a sistir nunca mas a un concierto de jazz, ya que yo creo que no estas preparado.
    Tambien seria bonito que se disculpasen todos los que se han aderido a la critica.
    Irene un beso tienes una voz maravillosa y llegaras muy lejos

    un saludo

  36. PINA
    PINA
    at //Reply

    Un saludo a todos!

    Yo fui al café berlín el Viernes pasado a ver a Oren Neiman, junto con mi novia y una pareja de amigos. Debe ser que los responsables de dicho local han estado leyendo las duras críticas que les estais haciendo desde aquí y han decidido actuar en consecuencia.
    Ya no cobran 8€ por el concierto. ¡¡Ahora cobran 12!!
    - Mis amigos reservaron tras consultar en la web del local.
    - Llegamos, cenamos y nos tomamos unas consumiciones.
    - Se acabó el concierto, que por cierto me encantó, aunque no soy aficionado al Jazz, soy músico y sé apreciar cuando un instrumento se toca bien.
    - Pedimos la cuenta y SORPRESA!! 48 pavazos de clavo y sin avisar, 12 por persona. Ahí es ná.

    Esto se puede justificar como veo que algunos haceis, diciendo que es “lo normal” en este mundillo del Jazz. Genial, pero ni en la web, ni al hacer la reserva, ni antes ni durante el concierto NADIE nos pregutó si perteneciamos a “ese mundillo” (para saber a qué atenernos) y ademas estabamos en un local abierto a cualquier público. LAS ENTRADAS SE COBRAN ANTES O NO SE COBRAN!!! Por favor no trateis de justificar lo injustificable, que además es denunciable (bonito pareado).

    Por supuesto antes de formar una bronca, decidimos preguntar sosegadamente al responsable el motivo de ese suplemento y el tío se escudaba en que eramos los unicos que nos estabamos quejando :shock: y que ademas lo ponia bien clarito en una pizarra en la puerta. Pizarra que cuando entramos no estaba, pero si cuando salimos.

    El caso es que le dijimos que no soltabamos ni un euro, y en plan para despacharnos rápido y sin problemas nos dijo que a las señoritas las invitaba, con lo que sólo nos timaron 24€. Esa solución no nos dejó nada tranquilos pero como suele pasar, ese día no estábamos muy guerreros.

    Sólo esribo ésto para que los que quieran ir a disfrutar de una noche de buen Jazz, lo van a tener pero que sepan a qué atenerse.

  37. Carlos Marquerie
    Carlos Marquerie
    at //Reply

    Estimados amigos todos:

    El Café Berlín es uno de lo pocos clubes de jazz k no recibe un solo duro de la inciativa pública. Los socios que llevamos el Café Berlín no hemos ganado un solo euro en el negocio, ya que los músicos tienen un cache alto para las posibilidades de un club tan pequeño. Los 12 euros de suplemento es una practica común ya que nos parece de mal gusto cobrar a la entrada. El Café Berlín vive para pagar a sus profesionales y a sus músicos e intenta programar lo mejor.
    Querido David, no sabes lo duro que es empujar un Club de Jazz tan bonito como el Café Berlín. Sobre todo teniendo en cuenta que es pequeñito y cualquiera que entienda un poco sabe que si no puedes traer volumen de gente tendrás por todo los medios que aumentar la calidad y subir el precio para poder vivir. El Berlín no es una Fundación ni una iniciativa del Ayuntamiento. Es una pasión de algunos lokos que nos gusta el jazz pero no ganamos dinero con él. Y es también un club para prestigiar a lo smúsicos y su esfuerzo por lo que es normal que pongamos un precio que nos permita pagarles. Con las birras no pagamos na. Y poniendo birras a 3 euros tendriamos que hacer una programación pagando a una miseria a los músicos los cuales no vendrían.
    Sentimos en el Café las cosas que decís aquí y os pedimos disculpas por nuestros errores, pero la calidad y el esfuerzo de los músicos de tanto talento hay que pagarlos si lo queremos disfrutar. Por lo demás, nos disculpamos si hemos errado en alguna información que os hemos dado pero:
    - Mantendremos los 12, 10 y 8 euros para poder sobrevivir
    - Si quereis ayudarnos os lo agradeemos porque es un bien para el mundo del jazz
    - Y sobre todo son personas HONESTAS, creedme muy honestas. Nos consideramos buena gente. Es muy posible que nos hayamos equivocado en algo, pero de verdad nos disculpamos.
    Amigos esto es dificil y sobre todo en estos tiempos. POr favor ayudarnos a mejorar y sobre todo pensar que NO VAIS A PAGAR A LOS SOCIOS DEL CLUB, SINO A LOS PROFESIONALES Y A LOS MUSICOS.
    Gracias y sentimos no poder hacer mas para poner el Club gratuito o a 3 euros la birra. Moriríamos. Abrazos a todos de corazón

    Carlos Marquerie
    El Berlín Jazz Café.

  38. Carlos Marquerie
    Carlos Marquerie
    at //Reply

    Ah por cierto amigos si vais a nuestra web (www.cafeberlíin.es) podéis descargaros una invitación para no pagar el suplemento de actuación entre semana. Un abrazo.

  39. elliot
    elliot
    at //Reply

    vaya banda

  40. elliot
    elliot
    at //Reply

    hola david,yo estuve hace seis meses por tercera vez (siempre en martes porque viajo hasta alli por mi trabajo) ,y he de decirte que con gente como tu no funcionaria ningun local de madrid ,no porque me gustara o no ,que ahora hablare de eso ,sino porque los negocios estan para ganar dinero ,y si eso no lo sabes mejor quedate en casa ,cuaquier persona con coeficiente intelectual bajo sabe que cuando entra en un local le van a cobrar mucho o poco ,por una razon ,porque no estan ahí por el ayuntamiento ,aunque tu pienses que sí.
    en cuanto al berlin ,sinceramente me parece un buen local ,solo que muy mal llevado ,siempre que he ido , una de dos , o no tienen cerveza o la tienen caliente ,entonces pides otra cosa y lo mismo ,por no hablar de que no te ponen ni una simple patata frita , si encima de cobrarte 8euros por la entrada (que lo veo normal)no tienen variedad para ofrecerte pues estamos apañados.
    NO sé quien te atendió a ti ,pero a mi las tres veces que he estado me ha atendido un chico moreno sudamericano muy educado ,que puede entender de cualquier cosa menos de hosteleria porque viendole trabajar sabia lo mismo que yo de ganchillo.En resumidas cuentas por muy buenos que sean los grupos ,si el departamento hostelero no funciona ,no tardaras muncho en verlo cerrado .y es una pena por que el local en sí tiene su encanto ,pero bueno ,el tiempo nos dará o quitará razones.

  41. Alberto Alcamp
    Alberto Alcamp
    at //Reply

    O tempora, o mores…
    Lo que verdaderamente clama al cielo en toda esta discusión bizantina es que se tache de cutre a un local como el Café Berlín…
    Llevo años asistiendo a dicha sala (últimamente menos de lo que quisiera), y he disfrutado de auténticas veladas de buena música que poco requerían de grandes espacios… y porque aprecio escuchar música en directo, no racaneo tener que rascarme el bolsillo por dar al César lo que es del César, porque los músicos que acuden al Berlín no son simples “teenager” queriendo grabar un disco, sino profesionales que viven (o al menos intentan vivir) de su música.
    En ese mismo Berlín que algunos denuestan, he visto pasar una marea de músicos de invalorable talento que con un público tan reducido, a veces apretados entre esas mesillas, se han dejado la piel por el simple hecho de saber que el Berlín es toda una leyenda en el panorama musical madrileño. Todavía recuerdo al director del casino de Macao, al que conocí una noche viendo a Jerry González en el Berlín (con su traqueteada sordina siempre a punto de precipitarse al vacío), que aseguraba le había recomendado desde tan lejos no pasar por Madrid sin dejarse caer por el Berlín… y el hombre juraba con su portuñol a veces confuso que volvería…
    Quizá aquí tengamos que recurrir a la divisa del minimalismo: “less is more”, o quizá, en un remedo juanramoniano, “a la minoría del Berlín siempre”, porque en ese espacio, tan fuera del los remedos revival de algunas salas, se respira autenticidad, a querer conservar un trozo, por pequeño que sea, de la historia de Madrid, una historia viva gracias a la gente que hace posible que tras muchas vicisitudes, al subir las escaleras que conducen al Berlín siga sonando la música.
    Por último, si mis palabras sonasen a lisonja estéril, baste rescatar unos párrafos publicados en The New York Times sobre el Café Berlín:
    “Not far away is Café Berlin, perhaps the city’s most elegantly evocative jazz club, very likely because it opened as one in the 1950s and still retains its Art Deco interior, including the original jazz-inspired frieze behind the stage.”
    The New York Times by Andrew Ferren, April 20, 2008.

  42. Marx
    Marx
    at //Reply

    Bien. No dudo que Café Berlin sea un entrañable y reconocido rincón de Jazz tan necesario como gratificante pero, por favor, que su protocolo esté a la altura de su música: Las entradas se cobran logicamente en la entrada, no en la salida. Es un pacto comercial: yo te digo cuanto vale entrar y si quieres y puedes pagar entras y sino no.

    El gerente del local deberia hacerse eco de esta denuncia y apresurarse en regular la situación. Tan justo como el Jazz.

  43. Carlos
    Carlos
    at //Reply

    A ver soy el gerente de El Berlin. Todos los clubes de jazz de Madrid cobramos suplemento. No a la entrada. Nos parece de mal gusto cobrar a la entrada y siempre siempre informamos cuando nuestros clientes llegan al piso de arriba. Siempre informamos del precio. El Berlin Jazz Café es un Club de jazz no es una discoteca. Un abrazo a todos y seguir asi que dais mucha publicidad al Club. Un saludo a todos

  44. Marx
    Marx
    at //Reply

    Hola Carlos, tanto gusto conocer al gerente de El Berlín un saludo y, perdona que te contradiga, pero que no te parezca de mal gusto cobrar por la entrada. Hoy en dia todo se paga y el Jazz no va a ser menos. Y de existir un “buen gusto” en las formas comerciales este es, sin lugar a dudas, la traspariencia.

  45. Carlos
    Carlos
    at //Reply

    hola Marx, la transparencia es la clave de todo. Nosotros ponemos un cartel abajo con el suplemento. Y cuando llegas arriba Tania, que es una maravillosa persona, te indica también el suplemento. Y tenemos el suplemento en la web. Y sale el suplemento en la prensa. A ver, si cobramos a la entrada os quedáis tranquilos???. La ultima vez lo hicimos resulta que se nos ofendió mucha gente por quererles cobrar a la entrada. Pero que mas da al a entrada o después???. Lo importante es que tenemos que pagar a los músicos y necesitamos vuestro apoyo, porque estos clubes no dan dinero. Es pura pasión por el jazz. Insisto ya no sabemos que queréis si antes o después o no cobrar o cobrar menos o cobrar poco. Si nos ayudáis entenderemos mejor que hacer, pero como no pongamos carteles de neón no sabemos ya que hacer.
    Como vas a escuchar el concierto y no pedir una copa!!! El Berlin no es del Ayuntamiento. Como vas ir a una bar y sentarte y no pedir nada!! Y como mantenemos un local tan bonito como el Berlin???? El suplemento paga a los músicos. Si no pagas suplemento como pagamos a los músicos???. Por favor sed razonables. Un abrazo.

  46. Marx
    Marx
    at //Reply

    Cobrar a la entrada o cobrar a la salida…. Hagas lo q hagas siempre habra quien critique, pero como gerente obras lo que consideras mejor para tus clientes, o para tu negocio, o para una mezcla de ambos.

    Desde mi punto de vista cobrar entrada es la opción lógica y trasparente, mucho mas justa que un sablazo posterior en la barra porque, por extraño q te parezca, tienes muchos clientes que no se leen las condiciones de entrada ni en la web, ni en la prensa, ni en el cartelito de entrada.

    Claro está que una entrada aparentemente gratuita siempre es más apetecible, y a nadie se le escapa que no es ya una cuestión de “buen gusto” sino de “buen marketing”, almenos a corto plazo, porque a largo plazo personas como Carlos o un servidor pueden aborrecer las formas.

  47. Carlos
    Carlos
    at //Reply

    De verdad creerme, seguiremos informando, poniendo carteles, y siendo transparentes… Pero nos sigue pareciendo muy mal cobrar en la entrada en un club de jazz. Estoy de acuerdo con que hay que informar Pero nosotros lo hacemos!!!!!. Apoyarnos por favor, porque el Berlín es un club que no hay que perder. Pero os pido que vayáis, y si no os gusta algo me llaméis o habléis conmigo o con Tania, y lo mejoraremos. Gracias por vuestros comentarios. Un abrazo hermanos

  48. YoEstoyConElBerlín
    YoEstoyConElBerlín
    at //Reply

    A ver…mira que es cansina esta conversación

    Podéis escusaros con que “ahora habrá cambiado pero es que yo te hablo de ayer y no de hoy”.
    Yo fui a ese concierto (que por cierto me encantó) y antes incluso de sentarnos en la mesa SE NOS ACERCÓ EL CAMARERO Y NOS AVISÓ DE QUE LAS BEBIDAS TENÍAN SUPLEMENTO.
    Luego “ayer” si que avisaban y si a ti no te avisaron fue por lo que fuera. A lo mejor fuiste muy directo a sentarte y la impresión que diste fue que YA SABÍAS LO DEL SUPLEMENTO.
    Me parece que en estos comentarios se ha opinado demasiado libremente porque no soy la primera que dice aquí que en ESE MISMO CONCIERTO se le avisó previamente del suplemento.

  49. Eusebio
    Eusebio
    at //Reply

    Ánimo Carlos. Hay cosas que no tienen precio. El Berlín debería ser eterno y, por lo que yo he visto al visitarlo, para mantener vivo semejante lugar estaréis pasando dificultades y os doy la enhorabuena por seguir consiguiéndolo. Es absurdo pretender entrar en un sitio así y sentarse gratis sin consumir… Nadie se escandaliza por pagar 80 euros en cualquiera de los infinitos restaurantes-templos de la sobrasada reconstruída a la reducción cremosa de escama verde de langosta sobre su jugo de cilantro.
    Si la confusión reside en una información insuficiente o inadecuada en la entrada, entonces eso es fácil de resolver… para evitar que nadie salga de allí con mal sabor de boca. No olvidemos que estamos en un país donde un eslógan como “¡YO NO SOY TONTO!” hace furor, porque pensamos que Luis Candelas anda acechando en cualquier rincón.

  50. Carlos
    Carlos
    at //Reply

    Hola Eusebio

    Gracia, de verdad que intentamos mantener un Club que es un baluarte de la cultura musical de Madrid, peor tan poco rentable (o nada) que tus palabras animan. Ya he dicho que todo se lo llevan los músicos con su increíble trabajo, los profesionales que hacen tan buena labor, y la renta del local. NO queda nada,mas bien hay que poner mensualmente. Pero ahí estamos. Y las palabras tuyas animan, hacen que merezca la pena tanto sacrificio. NO es malo ganar dinero con un negocio, pero este no es el caso. Yo me dedico a la ciencia, por eso me permito este lujo. Feliz Año a todos los del Foro. Gracias por pagar por el talento de los músicos. Ellos lo necesitan, y nosotros necesitamos que vengáis, para mantener esta calidad alta. De corazón Gracias.Y EL BERLIN NO ES UN TIMO !!!!!!!!

  51. Bela
    Bela
    at //Reply

    Viva el Berlin Jazz Cafe.
    Vivan todos y cada uno de los músicos que han actuado en su escenario.
    Y sobretodo viva la pasión por la música de su gerente, que le ha permitido alcanzar un sueño cuyo objetivo es, lejos de la recaudación, difundir y acercarnos el jazz al resto.
    Un abrazo y mucho ánimo.

  52. AMZ
    AMZ
    at //Reply

    Estimado David, y demás contertulios.

    El problema no es si se cobra o no se cobra. El problema ni siquiera es, respetado Carlos, si se cobra en la entrada o en la barra, o en la mesa, porque te parezca más o menos “bonito o feo”, hacerlo de una u otra forma.

    El problema es cuando tienes que justificar o “maquillar” el justísimo y necesario hecho del cobro, porque, en el fondo, los contenidos y/o sus costes, no se corresponden sincera, plena y justamente ni con las espectativas del publico en general, ni con las aportaciones económicas extra y esporádicas del público no habitual convocado de forma puntual. Esto incluye a esa parte del público que, como el caso de David, no sabía muy bien dónde iba, ni qué podría esperar…

    Quizá un trato distinto, una atención puntual, una explicación a tiempo, un saludo cordial, una pregunta real y sinceramente amable, un interés entregado por aquellos que van a “tu casa” (tu club) para participar de aquello que amas, un recibimiento caluroso y no invasivo de aquel que notas ser “nuevo” entre los tuyos (estos locales se nutren fundamentalomente de caras conocidas que permanecen fieles a un estilo…), pues a lo mejor, lejos de leer hoy quejas en este blog, se habrían leído alabanzas a la que fue, la verdadera y única grandeza del que se ganó el apelatuivo de “legendario”… El que fue “dulce y excesivo” en todos sus aspectos. Amado y… temido: enorme Café Berlín.

    Mis queridos contertulios: si hay algo que no puede comprarse con dinero, equipamiento, manuales de buena conducta, guiones de cine, o argumentos varios… es el alma de las cosas hechas con amor infinito.

    El Café Berlín es un local antiguo ya. Pero en todas sus décadas de vigencia de licencia para realizar espectáculos (entre otros, por supuesto, la música en directo), sólo un corazón (que eran dos), llenó sus muros, escenario y mesas de grandeza de espíritu, infinito amor por la creación y la creatividad en todas sus posibles manifestaciones, y por encima de todo… amor a la libertad (por supuesto, con la consiguiente y correspondiente tolerancia a defectillos de todo tipo y calibre, excesos diversos, y “granos en el culo”, como los que tenemos todos, de lo más variopintos, originales e incordiosos.

    Hay precios que se pagan con alegre satisfacción… incluso si no sabes muy bien a dónde vas, ni qué vas a encontrarte. Si recibes algo realmente bueno, todo el mundo sale contento.

    Y hay otros que se paqan a regañadientes, por sentido común y respeto a las bases de una convivencia civilizada… Pero “una y no más, Santo Tomás”!

    ¿Me equivoco?

    Un abrazo enorme a todos, sobre todo para aquellos que saben rectificar a tiempo (o tarde, también…), cuando se equivocan.

  53. Carlos
    Carlos
    at //Reply

    Bueno queridos contertulios el Café Berlín llega su fin. Hemos tanto “cobrado en entradas y suplementos ” que nos hemos hecho multimillonarios. Lejos de la retórica fácil, hemos intentado 4 años hacer un buen club con buen ambiente y buen jazz. No sé si puede ser admisible, querido AMZ, que toquen grandes músicos por un caché fijo inamovible y sin riesgo, con la ” consiguiente y correspondiente tolerancia a defectillos de todo tipo y calibre, excesos diversos, y “granos en el culo”. Es bonito pensar así: Pero la REALIDAD a la que te refieres en el antiguo Cafe Berlín es aceptar un ambiente de drogas y “defectillos” con tal de respirar la libertad de la música el jazz. Sinceramente esta visión es una enrome tontería cuando puedes tener a la policía detrás tuyo y, sobre todo, odias profundamente las drogas. Para ser progresista en este sentido recomiendo que se afilien alguna asociación tonta de esas de transformismo cultural avanzado, de los que la critica modernista y progre solo es la manifestación de un rencor desconocido. Parece intelectual hablar de estos “defectillos admisibles”, pero el hecho es que las putas drogas se han llevado a grandes amigos de esta vida y nos han quitado a los mejores músicos de jazz que ha dado al historia. Esa relación proporcional entre el jazz y la buena droga es falsa y retórica. Las drogas nunca serán “defectillos admisibles”.
    Hasta siempre queridos amigos del Café Berlín.. y cuando alguno de vosotros os animéis a gastaros lo que nosotros nos hemos gastado en el Café Berlín por amor al jazz en vivo en estos 4 años, y que hayáis sido perseguidos por la SGAE, y soportéis el canon de basura, etc. hablamos. Esto si son “defectillos inadmisibles”. Un abrazo

  54. Félix
    Félix
    at //Reply

    Lo que es inadmisible es que la SGAE persiga a los bares, que nadie quiera pagar lo que toma o lo que ve, que los impuestos suban y suban y nunca bajen, porque los artistas cobran. ¿Un concierto con cuatro músicos en vivo, en dos pases por dieciséis euros copa incluida? ¿Dónde vais a encontrar eso si no es en un lugar como el Berlín? El Central cobra 10 u 11 euros de suplemento, más la copa. Por ver música en vivo me parece razonable, y más disfrutable que un concierto en un estadio, a mogollón, por 80 euros la entrada.

    Espero que el Berlín tenga otra oportunidad o nos dejarán sin música en vivo.

  55. AMZ
    AMZ
    at //Reply

    Respetado Carlos, y demás contertulios. ¿Quién demonios ha dicho que los defectillos varios que menciono hablaran de las drogas?

    He hecho referencia a excesos diversos, sí, entre los cuales, por supuesto, están también las diversas adicciones. ¿Pero sólo las drogas?

    Y he hecho referencia a defectillos varios, entre los cuales podrían incluirse también los machacones y pernicios circunloquios interminables que un gran colocón pueden llegar a generar.

    Pero, por favor, seamos sensatos. ¿Acaso no se conoce la bebida favorita de algún músico de jazz habitual de los circuitos madrileños (omito nombres)? ¿Qué me decís de los estados cuasi de trance de algunos virtuosos extranjeros mundialmente reconocidos (omito nombres)? ¿Y qué me dices de los omnipresentes cubatas de algún patriarca flamenco (sigo omitiendo nombres)? ¿Acaso nadie sabe que algún mundialmente conocido músico y compositor madrileño (sigo omitiendo nombres) dejó su politoxicomanía exacerbada porque el médico le “amenazó” con la más que probable “pena de muerte” si no paraba de una vez (amenaza posterior a su paso por el Berlín, y después de muchos, muchísimos años de consumo)?

    Antes de apuntar a nadie con el dedo, hay que mirarse el ombligo propio… Si has hecho “caja” conviviendo con el vicio y los excesos, nadie dice que debas estar de acuerdo con él, ni alabarlo, pero de ahí a apuntar con el dedo a nadie… No sé… Quizá por eso el Berlín ya no abre más que 3 veces a la semana…

    La libertad, bien entendida, es una palabra descomunalmente aterradora…

    Y con lo de “defectillos y excesos varios”, me refería a muchas más cosas. El alma de un excéntrico creador se bate a diario con glorias y demonios varios. Y desde luego, no todos los demonios merodean alrededor de las drogas. Los hay que rondan el alcohol (que bien puede considerarse otra droga, ok, pero, Carlos, hoy tú también vendes alcohol, ¿no?), pero también la adicción al juego, al sexo, la mentira, la traición, el robo, la deslealtad, la envidia, el miedo, la imprudencia, la dejadez, la violencia, la frustración, la mediocridad…

    Me parece genial que Carlos quiera desvincular el proceso creativo y la interpretación artística de algo tan ajeno a la música como la droga. Estoy completamente de acuerdo, en que lo uno nada tiene que ver con lo otro. Pero por razones que no voy a debatir aquí, es obvio que ambas realidades han compartido “escenario”, e intensos momentos en muchas y muy diversas ocasiones…

    Sin embargo, en este aspecto, lo realmente lamentable, es la persecución y acoso inquisitorial y fiscal que tanto Carlos como Félix apuntais en vuestros comentarios. Sin meterme en camisas de once varas, a mí me hace mucha gracia ver hoy a los políticos y cargos de diversas instituciones públicas y privadas reaccionando escandalizados y con un puritanismo sobrecogedor ante asuntos como los que incumben a los tratados por la Sgae (derechos de autoría e interpretación), la policía (asuntos de drogas, ruidos, etc.), hacienda (impuestos, licencias, normativas, etc.)… Y es que a mí personalmente me hace mucha gracias, porque he visto drogarse a mansalva a los que hoy ejercen de inquisidores desde tronos políticos, he visto cobrar cuotas revolucionarias (ilegales por supuesto) por parte de cuerpos de la ley y el orden; he visto robar a aquellos que se supone que se dedican a recaudar y redistribuir los recursos por los que todos abonamos nuestras cuotas correspondientes en conceptos de impuestos; y he visto a maduros y admirados hombres del mundo del arte y de la política, avasallando sexualmente a jovencitas cuasi-adolescentes mientras, en otros ámbitos y ocasiones, jugaban el adorable papel de enamorados maridos y cariñosos padres de familia… Se torea mucho… Sí… Más de lo que un@ quisiera.
    Y claro, con este panorama, a mí, es que ciertas cosas, me dan un poco la risa. Y eso que yo intento comportarme como un ser cívico, y al mismo tiempo, no dejar de ser compasiv@, que no permisiv@, con los “defectillos y granos en culo varios” a los que ya he apuntado antes.

    ¡En fin! Que se puede debatir eternamente acerca de todo, pero la realidad, amigos, es que la lucha, es diaria.

    Un abrazo a todos.

    AMZ

  56. Nueva Dirección
    Nueva Dirección
    at //Reply

    Hola, quería decir que El Café Berlín ha cambiado de dirección y esta publicidad nos perjudica. Debido a que ahora funcionamos de otra manera (nuevos precios y suplemento de actuación más baratos) esta entrada no hace justicia.

    Nos gustaría que revisaseis el tema y podéis pasaros por el café cuando queráis por si queréis comprobarlo vosotros mismos.

    Un saludo

  57. AMZ
    AMZ
    at //Reply

    Mmmm… Quien quiera que ha escrito ésto, no debe estar haciéndolo muy bien que digamos (a fecha de la entrada del último comentario, 2 de diciembre), ya que el propietario del Café Berlín (cuyo nombre omito, como siempre hago en cuestiones delicadas y en aras a mi discreción), está teniendo reuniones con posibles nuevos gestores. Me consta que nuestro amigo y contertulio Carlos, ya no es el gestor del local desde hace unas semanas. (Lo siento, Carlos. Espero de corazón que la vida te ofreca nuevas y buenas oportunidades). De la misma forma que me consta que en estos momentos se están programando actuaciones que, si bien en algunos casos son de una calidad incuestionable (pero sólo en algunos, cuidado…), en estos días se está haciendo de una forma caótica, discontinua, y poco profesional…
    Me consta también que quien está haciendo estas programaciones en estos momentos fue una persona de reputación más que cuestionable, y que, por muy tolerante que fuera el Café Berlín en sus tiempos grandes, esta persona en cuestión (sigo omitiendo nombres), llevó las cosas a unos límites tan insoportables e insostenibles, que llegó a tener que ser expulsada del local… Sí amigos y contertulios: expulsada. Y mira que había gente excesiva en todas las formas y colores que uno pueda imaginarse… Pues ahí queda eso. Estad al tanto de las noticias, porque es posible que el Café Berlín sí reinicie una nueva etapa con nuevos gestores, pero me consta que no van a ser los que están a día de hoy (lunes 6 de diciembre de 2010).

    Un abrazo a todos.

  58. Marx
    Marx
    at //Reply

    Suerte y animos a la nueva directiva. para cerrar este hilo deberias hablar con el propietario del blog pero personalmente creo q os hace publicidad.

    Un saludo.

    1. AMZ
      AMZ
      at //Reply

      El hilo se cerró. La urraca duró unos 6 meses. No volverá.
      Después de la urraca, apareció “Mister Millonetti”, con unos cócktails y dj’s que pueden estar muy bien, pero hay un problemilla… Este nuevo equipo, el de la cocktelería de José Alfredo, siguen (como los dos anteriores gestores) empeñados en usar la imagen de una “leyenda” que se generó en base a un concepto, machacando el concepto al mismo tiempo. Parece que, de la esencia de aquel legendario Berlín, quieren obtener los beneficios (los de la leyenda, que no es mito, por cierto, sino carne y hueso vivito y coleando), pero sólo a base de restregarse un poquito así, como de costado, a ver si de frotarse, se le pega a uno “ese perfume embriagador de leyenda”.
      Por cierto, este último equipo, que apenas llevan funcionando desde diciembre de 2011, empezaron con una web muy maja, de diseño agradable y con la información bien accesible… Pero ya no tienen web. Si yo no conociera el Berlín… Otra vez en la “cuenta atrás”…

  59. AMZ
    AMZ
    at //Reply

    Estimado Marx.

    El hilo se cerrará solo… ¿Sabes por qué? Porque cuando la urraca saquea el nido de una golondrina malherida y moribunda para robarle alguno de sus pollitos con el fin de devorarlo, obviamente lo hace a escondidas, a ser posible, asestándole un golpe mortal al de por sí debilitado guardián de su nido y crias (debilitado por una larga, extenuante, injusta y entregada lucha), y desde luego, la urraca jamás se detiene a intentar defenderse, sino que huye lo más rápido posible y sin que nadie la vea, aferrándose a un botín que, si bien tratará de esconderlo para que nadie se lo robe (piensa el ladrón que todos son de su condición), lo devorará a picotazos cuando esté sola, impasible ante la matanza, impasible ante la injusta barbarie (hay que apuntar que, esta urraca fue criada por aquella golondrina que la adoptó hace muchos años, en sus primeros vuelos; la crió junto a sus propios pollitos, esos que hoy la urraca intenta robar, abandonando a la tierna y confiada golondrina en estado de absoluta extenuación…).
    Ya lo dice el refrán: cría cuervos, y te sacarán los ojos.

    El hilo se romperá, Marx. Hace años que se rompió, y la urraca no intentará ni rehacerlo, ni rebatirlo, ni nada.
    Huirá, desesperada, cobarde, hambrienta, y desconfiando de la mano que le dio de comer, la protegió y la enseñó a volar. De esa mano a la que no hace mucho trató de darle una descorazonadora puñalada por la espalda… pretendiendo nada menos que presenterse a sí misma como la legendaria golondrina que todo el mundo de sobra conoce. Desconfiando y escondiéndose de la mano cuyos ojos, hace tan sólo unos días, no fue capaz de mirar de frente, por saberse desmerecedora de una mirada tan noble.

    Los que como tú, quizá no sepais con detalle las entrañas de la historia que te cuento, podeis percibir desde fuera una situación que en absoluto se corresponde con la verdad. Los que, como yo, conocemos al detalle los bajos fondos y las grandes glorias de una realidad (esta que nos ocupa), llamamos a las cosas por su nombre y ponemos el tono épico que corresponde a aquello que nos ha llenado o desgarrado el corazón. Pareces una persona sensata, Marx, así que, intuyo que entenderás a qué me refiero.

    El hilo se rompe, Marx, desde luego. A la golondrina no le quedan ni fuerzas, ni ganas para rehacerlo. Y la urraca… Bueno, ya sabes que lo que hará.

    Un abrazo.

  60. aficionadoalamusica
    aficionadoalamusica
    at //Reply

    Estuve en mayo de 2012 en el cafe Berlin para ver un concierto , y me cobraron en la entrada, antes de subir la escalera, luego arriba la cerveza estaba a 4 euros, como en cualquier bar de copas un viernes.
    Si me hubieran cobrado a la salida seguro que hubiera estado disgustado, pero ahora el sitio me pareció muy bién (era la primera vez que iba)

Deja un comentario